but I am here and I am wondering

the-chosen-ones-1999_.jpg

cinco pelucones tocaban en un estudio de TV. muchachos de polo negro los rodean. disfrutándolos. moviendo la cabecita. esto es Europa. finlandia. territorio que destila música. ésta es la hora de escuchar… la portada del recopilatorio de Stratovarius, The Chosen Ones, me parece horripilante. pero el disco arranca con “Black Diamond”. a estas alturas este tema debe ser un clásico del metal o del power metal. género que se caracteriza por su tono épico y tenso. con una batería que da un ritmo de batalla. el metal es ir hacia adelante. el teclado de “Black Diamond” guarda una filiación con la música clásica europea. parece un clavicordio que se acompaña con las cuerdas de una virtuosísima guitarra. no entenderé mucho de lo que dice Timo Kotipelto pero sin dudas que es un extraordinario cantante. fuerza interpretativa, dominio del pentagrama y en especial de los agudos. buen sustain y continuos saltos vocales. los más fans, contagiados por la belleza vocal, apenas pueden seguirlo bajito. el mejor tema podría ser “Father Time”. el coro es un puño de fuego levantado. hay una pequeña sección vocal de música sacra. y el solo de Timo Tolkki es buenísimo. Tolkki nos hace vivir cada nota que ejecuta. sus rápidos palm mute, inesperados quiebres y veloces carreras sobre el diapasón son un desafío para los aprendices. tocar la guitarra es algo bellísimo. “dream with Me” puede ser entendida como una power ballad. obviamente que con más elegancia e imaginación que la de aquellos glams de los 80’s. el intro de “Out of The Shadows” hace pensar en películas de anime, es uno de sus temas más melódicos. mientras que el tema más distinto es “Full Moon”. aires hindúes, soundtrack de monasterio y un tecladillo electrónico que revolotea. pink Floyd jammeando con ellos. me gusta “Forever” con su ambiente de fairy tale. delicados violines y arpegios acústicos. un príncipe se acerca a una muchacha para tocarle el mentón. bajo aquellas pestañas larguísimas deben estar los más bellos ojos de este planeta. la velocidad es “Speed of Light”. ¿cuántas notas por segundo puede tocar este maldito de Tolkki? y el telón se baja con “Will The Sun Rise?” de nuevas texturas clásicas. para Stratovarius, y para buen sector del metal, hacer canciones es hacer música. hacer canciones es hacer sonido. conciencia. ambición y profundidad. the Chosen Ones es la capacidad compositiva de Tolkki. y también la presencia de un fierecillo tenor como Kotipelto. blondo señor que, al parecer, nos estará visitando con Kreator. este invierno. su performance es casi seguro que no defraudaría a nadie.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: