finally through the roof

bossanova-1990.jpg

después de alumbrar discos tan buenos como Surfer Rosa, Doolittle y el primerísimo Come on Pilgrim EP, ¿qué más podía hacer Pixies? ya había demostrado ser una de las mejores bandas de su momento. y el tiempo afirmó que ha sido una de las mejores bandas de esta vía lactea. en primer lugar estaba la voluntad sonora de Black Francis. pero lo que se escucha siempre en Pixies es la interacción y reunión de cuatro músicos. david Lovering, Kim Deal y especialmente Joey Santiago tenían la música dentro de ellos. fueron los precisos matices. qué buena suerte que te topaste con ellos, Francis, sino tus canciones se hubieran quedado en el garaje. qué buena suerte que enloquecieron juntos y la sudaron juntos… pero en aquel post-Doolittle, 1989-1990, el poder superaba los abrazos. y la energía y el tiempo se hacían gélidos. mas Francis tenía su as bajo la manga. aunque más pequeño. y era el buenísimo Bossanova. disco obediente. para tomar asiento y celebrar…. empieza con un cover de los Surfstones, “Cecilia Ann“. instrumental ponedor y distinto. haciendo cabalgar un tema surf rock. guitarras persiguiendo búfalos. la biliosa “Rock Music” debió de terminar abrirle los ojos a Kurt Cobain. los gritos de Francis son las nuevas palabras. una camisa de fuerza es incendiada. y con un paciente dentro. si Pixies se mueve entre “Here Comes your Man” del Doolittle y este “Rock Music“, ¿entonces qué estilo están haciendo? el mejor. porque mea donde quiere y es la vez muy amigable. un tema como “Velouria” escapa al encasillamiento estilístico de los categorísticos rockeroides críticos. un inicio oscurazo. acordes asados. un theremin como globo al cielo. una voz lentita. melancólicas orejas. bromas vocales. batacazos secos y perfectos. riffs de un ballet. dulzura femenina al final. mientras “Allison” suena más ortodoxa. parece que Francis les hubiera producido un single a NOFX. los colores Santiago aparecen en “Is She Weird“. el intro de “Anna” es una persona arrancando calendarios. en “All Over the World” la impostadísima voz de Francis es la de una negra con chal de seda sobándosela por el cuerpo. el lado B de Bossanova empieza con la musical “Dig for Fire“. toques wave, hawaianos, indie. ¿tanta música se puede hacer con dos guitarras, un bajo y una batería? ¿y tan buena? sí. las dimensiones aumentan con “Down to the Well“. toma el elevador, se tira de la azotea y el viento penetra su cabello. “the Happening” sigue en la ruta de la extrañeza que es Pixies. hay aires pugilísticos en “Hang Wire“. de blanco y negro. una niña se rehusa a tomar su sopa. el bellísimo final de “Havalina” tiene en las voces un espectro veraniego de llovizna alegre… de Pixies y de Bossanova hay mucho que decir y escuchar. en el estudio de grabación llegaron a un sonido único, segurísimo, rompedor y hermosamente rockero. son sus discos los lugares donde todo puede sonar bien.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: