Archive Page 2

el once en la espalda (III)

rock-parque-XI

a pesar de haber encontrado en G3 reminiscencias groseras de Minor Threat y 7 Seconds. y guitarreos calcados en “No es sólo tu Culpa” o “Quiero Saber”. o títulos calcados en “Traicionado” o “En tus Ojos”. sí, a pesar de que mucha de la música de G3 no es de G3, quería verlos. el cuarteto arrancó con “Pasan los Días”. siguió “de Vuelta al Rebaño”, que no lució su espectacular guitar solo. lamentablemente, las Gibson Les Paul no sonaron del todo entonadas e incluso se ensombrecieron por momentos. g3 no llegó a explotar y fue un acto cumplidor y efectivo. creo que de lo más ponedor fueron “Gris”, “Morir Día a Día” y “Ahora o Nunca”. otro extraordinario tema fue “En Casa”. tiempos distantes y amados. el final fue, obviamente, “Antisocial”. pero el goodbye total arreció con “Mayoría Equivocada”… los G3 se reunieron por los fans, por la música en los colmillos, por el sentimiento de tribu… otra banda que también quería ver era Asmereír. en esta ocasión no hubo un buen trabajo en el sonido. el bajo de Mark Reátegui sonó muy saturado, la guitarra de Eduardo Núñez era silenciosa y casi invisible en las distorsiones. la batería de César Araujo, muy seca. todas las grabaciones de Asmereír son registros desordenados y de vocalizaciones apresuradas. y así también fue este show. pero como Asmereír es, ante todo, furia, big balls y transtorno ska punk, nada importó. las canciones fueron aplaudidas y pogueadas insanamente. ahí estuvieron el mood de “Trauma Depresiva”, “Sin Dolor”, “Racista” y otras. también hubo un cover de Johnny Cash, “Ring of Fire”, donde se lució el trombón. y entre canción y canción ya era medianoche. y quedaban dos bandas por tocar… pero, bueno, esta ya ha sido un dura jornada y solamente quedan fuerzas para entrar en la noche y regresar a casa.

el once en la espalda (II)

rock-parque-XI

tragokorto ha pegado bastante con su disco …A Dónde Vas? inclusive durante el concierto me percaté de un panel muy grande con el nombre de la banda. sus seguidores habrán dejado todo su amor y apoyo en esa pieza rectangular. los Tragokorto tienen oyentes sinceros. muy bien. sin embargo, el sonido de la banda me suena muy adiestrado por la escuela chiquipunk limeña. ojalá Tragokorto se olvide de esa influencia y sea un remolino hirviente… luego vino La Mente y sus configuraciones de banda de sonido electropical. un gran papel de esta propuesta electropical lo lleva el discurso, sin embargo, durante el show, las voces de Ricardo Wiesse y Nicolás Duarte no tuvieron mucha nitidez. si habrán dicho algo, pues lo habrán entendido algunos oyentes muy atentos. el sonido de La Mente prende a las flaquitas a bailar. el ritmo es de tono colegial. hay buenos instrumentistas. y si uno no quería ver a la banda, pues podía apreciar algunos films jocosos y sarcásticos que La Mente proyectó durante sus canciones… y hubo otro film que se proyectó, una secuencia de The Ten Commandments. aunque con voces superpuestas. un verdadero gag de humor criollazo y vacilonero. al final de El Mar Rojo se encontraba el logotipo de Rock en el Parque. esa era el curioso refugio que se proyectaba en la vida de aquellos hebreos hollywoodenses. y hubo otro film que también se proyectó: el video de “Transmisor” de Catervas. rotó más de cinco veces para el esparcimiento del público… luego llegó Contracorriente. los temas de siempre y la actuación de siempre. contracorriente compensa su falta de novedades musicales con un doneo agresivo…

el once en la espalda

rock-parque-XI

después de que el Sol se fuera caminando hacia el Oeste, fue un buen momento para arribar a Rock en el Parque. los Olivos city rockers. y es la undécima edición. porque onceava es una taquigrafía inadmisible en un renglón sensato. anyway, tras apenas cruzar el portón, sobre el escenario se terminaban de instalar los Aeropajitas. el Macha no se extendió en alharacas ni palabras excesivas, durante ese atardecer. y como siempre la banda no defraudó. la música de Aeropajitas calentó el cuerpo y la voz. su set list más que una advertencia hardcore fue una exposición de realidades que carcomen nuestra ahogada ciudad. mientras tanto, un bro me dijo que Daniel F ya había tocado. una lástima no haber escuchado al F y sus usuales bromitas, lisuritas y baladas de terrestre estío… los flyers rodaban y rodaban como una manada de peces. rock en el Parque fue una buena oportunidad publicitaria. tengo nueve volantes que anuncian, entre otras noticias, el regreso de …Por Hablar, de Los Ácidos y de Futuro Incierto. será un verano vertiginoso con tardes de espada y distorsión… la siguiente banda en el escenario fue Futuro VegaPop. sonaron “Conexión” y “Submarino”, entre otras. y el cierre se coreó con “Liberación Animal” y “Compromiso”. espero que el discurso positivo de Futuro VegaPop se siga robusteciendo, así como su música…

i’ve got great news for you

libro

ahora tengo una caja de zapatos llena de sobres. y estos sobres son el primer EP de mi proyecto Palabras que me borran de Encima… si te gustó el sonido del myspace www.myspace.com/palabrasquemeborran pues comunícate conmigo al siguiente correo electrónico obsoletorec@hotmail.com para adquirir un ejemplar… el tiraje ha sido limitado… en las fotos que adjunto verán que aún los discos no estaban completos. ahora el mini cd viene con otro diseño de stickers y el sobre está termosellado… este diseño es algo libresco.

sobre el amplificador

algo antiguo. algo obsoleto.

open

so long, and thanks for all the shoes.

fatigando calles secas

punk-the-worst-of-total-anarchy-vol-2-1995

hay locales ordenados en el jirón Quilca, claro que sí. y yo obedezco mi rito acostumbrado. caminar, interrogar y detenerme. alguna novedad me despertará. esta vez fue la conjunción de un precio y un nombre. el precio era amable. y el nombre, atractivo… en realidad Punk: The Worst of Total Anarchy es una colección de tres discos. cada volumen lleva un color definido. opté por el verde para cesar mi ignorancia con respecto a algunos grupos incluidos… el primer tema “No More Heroes” de The Stranglers empieza con un ataque epiléptico que sufre una guitarra. luego entra la voz rasposa y el teclado sicótico. me gustó Stiff Little Fingers con “Alternative Ulster”. resplandecen sin abusar su toque pausadamente acelerado. luego viene Sham 69 y una versión en vivo de “If the Kids are United”. la inclusión de la toma en vivo vale más como documento, porque no transmite mucho júbilo. “i’m not a Fool” de Cockney Rejects ya la había escuchado y ya me gustaba. damned viene con una liveLove Song”. algo descuidado pero se deja adivinar un buen tema. me fue sorpresivo escuchar a PIL. en “This is Not a Love Song”, Johnny Rotten se libera sobre una instrumentación sugestiva y casi wave. buzzcocks me atrapó con “Time’s Up”. buena canción como río difícil. en “Stranglehold” de UK Subs el sonido es grueso y cervecero… me extraña “Outdoor Miner” de Wire. el tema es bellísimo. pero está más cercano al indie pop que al punk stetentero. los Tenpole Tudor se sueltan con “Wunderbar”. polka silbiante. también una versión live de la divertida Banana Splits de Dickies. al final, el vocalista indica: “See you in the year 2000”. ya pasaron ocho años, my dear friend. otros desconocidos me eran 999 que saltan con “Feeling Alright with the Crew”. voz de loca saltimbanqui y final heterodoxo. en “Something that I Said”, la cuestión sí se torna recontra punk. otro highlight es “Germfree Adolescents” de X-Ray Spex. tema agradable. teclados luminientes. los Vapors me descuadran con “Turning Japanese”. un tema de overdubs inteligentes. el final es una live Rock ‘n’ Roll High School de Ramones. suena extra apretada y rapidilla… en Punk: The Worst of Total Anarchy no todo es anarquía. hay buenos sacudones de grupos ruidosos y no ruidosos. de sonidos punk y no tan punk. pero lo mejor es reconocer que estos grupos no se han enfriado ni esfumado. a todos les sobra pasión e impulso, lo más importante.

it blows everything

holding-our-breath-1991-back-sleeve

existe un momento en el cielo donde la tarde se detiene. y donde en el cielo se ven tres cielos. y el aliento del cielo lleva un color a la ciudad… tus ojos se llenan de flores sagradas. es ahí cuando adivinas un sueño olvidado: aquellos caballos miran al cielo y sueñan cabalgar una nube. los jinetes coleccionan hojas con nombres de señoritas. los niños estudian mucho para deletrear palabras sucias. la música en este hipódromo es un inglés mal pronunciado. y la tarde se ha volteado a mirarte: estás abotonado. enjaulado. todos crecen menos tú. pero más allá de ti sabes que amas algo. escuchas un eco llegando a tu orilla… una de las bandas de shoegazing más conocidas fue Slowdive. la música de aquel quinteto inglés se hendía en la quietud del ruido. tenían el sonido de la melancolía recogido en las manos de un alfarero. su música hacía contemplar el fuego. tenían alma de desierto. hilos de mediodía y de parques inmóviles… antes de editar su primer álbum, Just for a Day, editaron una serie de EP’s. de los cuales mi favorito es Holding our Breath. un disco donde el aire se distancia para buscar una esperanza en tonos naranja y amarillo… holding our Breath empieza con “Catch the Breeze“. verso y coro muy definidos. especialmente en el coro se trabaja con perfección la dulzura vocal de Rachel Goswell. y la sección instrumental final arranca casas y nevados. el viento es un sonido que no se deja atrapar. “catch the Breeze” es una canción demasiado viva. sigue un cover de Syd Barret. slowdive mantiene es feeling oscuro y desolado de la versión original. respetando la melodía monorítimica. pero con mucha personalidad, la banda imprime su propio ending. construyendo una reverberación de cometas humeantes. el fade in trae a “Shine” y sus aros de tarde tranquila. hay que mencionar el buen bajo de Nick Chaplin. y las guitarras tremoladas. “shine” contagia una necesidad slow motion. lo más influenciado por My Bloody Valentine parece haber sido “Albatross“. el tema es otra expedición por las ventajas del ruido como factor conmovedor. y el toque caveman de Simon Scott redondea la experiencia. la luz, las hélices y lo humano se asimilan bajo la imaginación de Neil Halstead y Slowdive… la tarde vuelve a recorrerte mientras disfrutas Holding our Breath a todo volumen.

this is our last song (III)

the-jesus-and-mary-chain-ticket-lima-2008

doy mis opiniones del concierto a Mila. es que soy un fan. he visto a mi banda favorita en mi ciudad. los he visto y escuchado y visto. y no me he reconocido. hay una distancia entre sus canciones, los discos que tengo y ese maldito stage a cincuenta pasos de mi… the Jesus and Mary Chain no fue aquel pájaro que afrontaba las fogatas. aquel pájaro que respondía enrojecido al deseo de la noche. aquel pájaro que se enredaba en sales y hogueras. aquellos soles y sueños inclinados al oído. esta vez los hermanos Reid no pudieron más… hoy mi banda favorita tocó con oficio, con experiencia, con fama, con reconocimiento. sin embargo, solo tocaron bien, solo bien. y soy un fan y he visto a mi banda favorita tocar bien, solo bien… pero ahora, a mi izquierda, en esta avenida Javier Prado, está la van con el pelucón de lentes oscuros. es él. sígalo, señor taxista, a esa camioneta, de vuelta en esta esquina, estaciónese, señor. y me he apresurado y he subido los escalones. en la puerta grité su nombre. william, William, please, my ticket, i enjoyed the show. dándole el lapicero. thanks, William. un garabato casi indefinible… y me alejo de la puerta del hotel. dos valets me preguntan qué banda es. respondo: The Jesus and Mary Chain. y ahora soy un ticket colgando un fan alegre. y la distancia no es Escocia, no es East Kilbride, no son cinco álbumes. ahora todo es apenas a unas calles de mi casa. luego de dejar a Mila, retorno caminando frío y cansado. un ticket en la mano. y un fan en el cuerpo.